EL ALOE VERA A LO LARGO DE LA HISTORIA

Considerando que a través de la historia, se ha tenido constancia que el ser humano ha basado su supervivencia utilizando los productos que le ofrece la Madre Naturaleza podemos decir que el aloe vera ha sido uno de los más aprovechados, no solo por sus beneficios curativos, sino también se le atribuyen beneficios, paliativos, terapéuticos y una lista interminable de bondades. Por todas sus extraordinarias propiedades, el aloe es la indiscutible “reina de las plantas”.

El aloe vera es una planta liliácea de hojas carnosas. Las pencas de esta planta poseen una resina amarga y olorosa llamada acíbar o aloe, de amplio uso medicinal. Es conocida también como sábila, savila, Aloe de Barbados o Aloe de Curazao.

Los primeros en utilizar el aloe como medicina fueron los chinos y los indios. En china como uso medicinal y en la india en la medicina ayurvédica se utilizaba como tonificante, antitérmico, vermífugo para el tratamiento del asma.

El aloe formaba parte de las tradiciones indígenas americanas, se conocía de tiempos inmemoriales y tenía gran importancia curativa y emocional para los indios que habitaban México como para la civilización Maya.

Hoy en día en la década de los sesenta se pudo demostrar científicamente que el aloe inhibía el desarrollo de gran variedad de microbios causantes de diversos tipos de infecciones, en Japón se demostraron propiedades anti inflamatorias. Gracias a tantas investigaciones y testimonios científicos alrededor del mundo se comprobó la extraordinaria eficacia de esta planta para curar y se masificó su uso creando una industria a partir de esta magnífica planta, bien llamada “la planta de la inmortalidad”.