Bondades de la Cúrcuma Longa.

La Cúrcuma Longa L. es una planta de origen asiático, considerada como una planta benéfica dadas sus características como olor, sabor y aroma y sus indudables propiedades terapéuticas y protectoras.

La Cúrcuma ha sido objeto de muchas investigaciones con el fin de encontrar sus principios activos y explicar su mecanismo de acción. La curcumina es la sustancia causante del color amarillo característico de los rizomas (raíces), y es uno de los ingredientes activos  responsables de su actividad biológica.

Desde la antigüedad  se conocen muchas de las propiedades atribuidas a los extractos de Cúrcuma Longa y a su principal componente la curcumina.

Por su actividad antimicrobiana, el uso del extracto alcohólico y de sus aceites, se ha comprobado que la curcumina es bastante tóxica para Salmonella.

Demuestra acciones específicas en determinados tejidos como la piel: en la que se demostró que acelero la cicatrización de las heridas, se ha demostrado que la curcumina es muy efectiva en la prevención y la curación de afecciones causadas por cáncer de piel inhibiendo la oxidación del DNA de la epidermis y modulan do la expresión genética de alguno protoconcogenes. Es capaz de inhibir enzimas de la piel que desencadenan cambios en el DNA , esto es indicativo del potencial en foto toxicidad de la curcumina, la cual puede ser útil para  el tratamiento de alteraciones de la piel, tales como la psoriasis, infecciones bacterianas, cáncer e infecciones virales.

Tracto gastrointestinal:

La curcumina ha demostrado que inhibe la producción de la inflamación causada por Helicobacter pylori la cual juega un importante papel en el desarrollo de la gastritis, ulcera y adenocarcinoma gástrico.

Hígado:

Una de las principales propiedades de los extractos de cúrcuma y curcumina es su capacidad hepatoprotectora aumentando el flujo de la bilis,  retrasando la formación de cálculos biliares, inflamación y disminuyendo infecciones hepáticas.

Actividad antiinflamatoria:

Se ha demostrado que la cúrcuma es un compuesto antiinflamatorio en modelos de inflamación aguda y subaguda como artritis reumatoide y con osteoartritis. Es un potente inhibidor de la producción de radicales libres de oxígeno.

Actividad inmunomoduladora:

La curcumina puede estimular o deprimir el sistema inmunitario, y puede ayudar al cuerpo a combatir el cáncer, infecciones u otras enfermedades.

Actividad hipolipidémica:

Se demostró  una reducción significativa del estado metabólico y de colesterol sanguíneo, triglicéridos y fosfolípidos, tras suplementación diaria de curcumina. Se reportó reducción similar en el colesterol en el hígado desde los tejidos periféricos al hígado, aumentando su excreción biliar.